02353-460297
CALL OF DUTY BLACK OPS 3 PS4 NUEVO FISICO
 
$1200.00

« Volver

 

 Un salto para la IP. Eso es lo que prometía Black Ops III para los Call of Duty. ¿Lo ha conseguido? En algunos aspectos sí y en otros no. Por un lado tiene elementos fallidos y que podrían haber dado más de sí, pero sigue siendo el videojuego estupendo al que hemos estado acostumbrados en los últimos tiempos: Con los contenidos y la variedad de modos por bandera, algo en lo que tienen pocos competidores

 

 La cita de la recta final de cada año con Call of Duty es un placer para todos aquellos que disfrutan de shooters bélicos. En los últimos tiempos ha habido juegos buenos y otros no tanto, dentro de una marca que antaño siempre era absolutamente brillante. Podemos recordar episodios tan memorables e imprescindibles para entender cómo ha evolucionado el FPS como los dos primeros sobre la Segunda Guerra Mundial, o los dos que abrieron la subsagaModern Warfare para fijar la tendencia actual del shooter contemporáneo. Sin embargo, incluso a pesar de ese descenso en la calidad que (dejando al margen gustos) es poco discutible, lo cierto es que siempre se trata de productos muy terminados y cargados hasta los topes de contenidos. En ese sentido Call of Duty: Black Ops III no sólo no decepciona, sino que nos deja ese sello habitual del equipo de Treyarch por el que podemos dar casi por seguro que van a hacer muchas cosas muy distintas dentro de un mismo embalaje, y que además las van a hacer muy bien.

 

Lo irreprochables que son en casi todos los ámbitos los lanzamientos de la serie en general y de este estudio en particular, van más allá de la inspiración o ausencia de ella de un episodio puntual. Siempre puedes, y debes, esperar un multijugador brillante, un modo zombies sugerente y muy adictivo, y una campaña frenética y cargada de situaciones espectaculares y muy cinematográficas. En esta ocasión precisamente el modo historia es lo que ha quedado algo por debajo de los estándares de calidad habituales de la serie, en eso entraremos a continuación como primera parada obligada, sin embargo incluso así se sigue tratando de una producción más que recomendable para los fans del género. Con sus puntos a favor y en contra del videojuego, que obviamente tiene de los dos, este lanzamiento supone un peldaño más para una saga de referencia y un capítulo que hace los deberes. No va a hacer historia y no va a marcar un antes y un después, pero ciertamente todo el amante de la serie puede comprárselo sin temor a equivocarse.

 

Operativos Especiales

 

 

 

Black Ops III continúa las cosas donde su predecesorlo dejó. No tanto en términos de guión, puesto que no es una continuación, sino más bien en el espíritu de esta subsaga y en el sentido de crear una progresión lógica en el orden de cosas que se planteó desde elprimer Black Ops y que el aficionado sólo entenderá cuando lo acabe. En él somos un soldado de un futuro caracterizado por los implantes cibernéticos de la infantería, algo con lo que los Call of Duty llevan los últimos años coqueteando pero nunca llegando al nivel de ambición de lo que este título promueve. No se trata únicamente del aprovechamiento de lo que ciertas dinámicas pueden generar en cuanto a la movilidad máxima de estos soldados a caballo entre Titanfall y Mirror’s Edge, sino a que también se introducen dilemas morales y situaciones fascinantes como punto de partida. Éstas, si bien no están del todo bien desarrolladas, sí nos hablan de una producción mucho más madura y que es, probablemente, en la que lo narrativo tiene más fuerza de todo lo que hemos visto en la saga hasta la fecha. El videojuego, al igual que muchas otras obras recientes, juguetea con elementos relacionados con el transhumanismo y nos deja por el camino abundantes enfrentamientos contra robots, drones y espectaculares mechas.

 

Batallando Alrededor del Mundo

 

Uno de los puntos fuertes de un Call of Duty, sino el que más, ha venido siendo tradicionalmente el del on-line competitivo desde su incorporación en los lejanos tiempos en los que la IP todavía abordaba la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces las cosas han cambiado mucho, aunque lo que se ha mantenido es el hecho de que es uno de los competitivos más brillantes del mercado, si lo que nos gusta es la acción frenética donde los reflejos y el conocimiento a fondo del escenario son fundamentales para salir adelante. Nada de eso ha cambiado en unCoD: Black Ops III que, eso sí, quiere dejar su sello en la serie con los Especialistas. Una de sus principales novedades y el gran reclamo para el avance de la marca.

 

Se trata de hasta nueve figuras de entre las que elegimos cuál queremos ser al comienzo de la partida y que, nuevamente, podemos pormenorizar tanto visualmente como en sus prestaciones. Cada uno de estos especialistas tiene dos habilidades únicas entre las que tenemos que escoger una, un elemento que si bien no es capaz de desequilibrar los combates, sí que es cierto que les da un toque extraordinario. Parece que Treyarch cree que la fórmula del on-line competitivo de los Call of Duty es una ecuación matemática tan exacta que cualquier alteración radical podría hacerla saltar por los aires y acabar en fracaso, de modo que incluso algo que sobre el papel es tan brutal como esta inyección de las habilidades específicas para cada personaje, queda en algo menos rotundo de lo que hubiera podido ser. Sí, está claro que es muy espectacular e incluso efectivo entrar y arrasar con las picas explosivas de uno o que el lanzallamas de otro es demoledor en estancias cerradas, sin embargo los tiempos de recarga son tan largos que espacian mucho su uso, y sus efectos no tan demoledores como muchos anticipaban. En definitiva son herramientas poderosas que si se saben utilizar pueden ayudarnos mucho, pero que no inclinan la balanza de forma definitiva. Al estudio le ha dado vértigo ir más lejos.

 

Call of Duty Black Ops 3 (PlayStation 4)
 

Los mapas multijugador se basan en el estilo de diseños habitual de Treyarch, pero ofrecen grandes resultados y muchas posibilidades.

¿Por lo demás? Un pack de mapas muy interesante, y también de modalidades con un montón de alternativas en cuanto a cosas que hacer. La gran novedad en cuanto a modos es, precisamente, el deSafeguard, en el que los jugadores se dividen en dos equipos: uno principalmente defensivo que deberá escoltar a un robot por un camino prefijado, y otro ofensivo que deberá retenerlo todo lo posible para evitar que llegue a la línea de meta en el tiempo predeterminado. Lo llamativo del modo es el hecho de que el robot se para si recibe una cantidad determinada de daño, y que avanza si está rodeado de los jugadores de su equipo. Así se consiguen unos fenomenales tiroteos en puntos calientes concretos de los escenarios que, por lo visto durante el evento de análisis, acaban repitiéndose de forma más o menos habitual por el propio diseño en planta de éstos, y que facilita emboscadas en lugares específicos donde el progreso del androide se acaba ralentizando. La incorporación de esta alternativa es un añadido fenomenal al conglomerado de modos de la saga que, por lo demás, se mantiene dentro de sus patrones habituales con modalidades por equipos e individuales ya clásicas, pero que siguen funcionando como un reloj suizo deparando una diversión a prueba de bombas.

 

 

 

 

 

 

 

 
« Volver
Atención:Tu navegador es muy viejo. Para visualizar correctamente esta página necesitas la última versión de Internet Explorer ó Google Chrome