02353-460297
RED DEAD REDEMPION GOTY PS3 ORIGINAL NUEVO CAJA CERRADA
 
$750.00

« Volver

 

 

 Red Dead Redemption es lo más parecido a sentirse vivo en un mundo tan salvaje y cargado de encanto como el del Lejano Oeste, guste o no guste el género o tan siquiera los videojuegos cualquier persona sin importar su edad caerá rendido y quedará cautivado ante el mundo más vivo, vibrante y arrebatador que hemos visto nunca. Su épica historia, su gigantesco mapeado, su descomunal jugabilidad –solos o acompañados- o la cantidad verdaderamente obscena de tareas totalmente diferentes que podemos llevar a cabo son los puntos maestros del mejor candidato a juego del año en lo que llevamos de 2010.


Red Dead Redemption análisis
 

En las vastas praderas de Red Dead Redemption siempre hay algo que hacer. Los eventos aleatorios se sucederán a nuestro paso, y nos darán muchas sorpresas… ¡cuidado con las trampas!

La Gente no Olvida, Nada Queda Impune –La Historia-

John Marston encaja por carácter y por contexto con la nueva oleada de (anti)héroes que propone Rockstar desde que la Next-Gen ha dado comienzo. Si en el pasado los hermanos Houser se inclinaban por personajes divertidos, con abundantes alivios cómicos y sin mayores lazos con su pasado; desde que lanzaron su primer Sandbox para PlayStation 3 y Xbox 360 –GTA IV- han adoptado un tono más grave, en ocasiones incluso dramático, en el que sus protagonistas se debaten entre un pasado contra el que tratan de luchar y un presente que parece empujarles de nuevo a una vida criminal –Niko Bellic en GTA IV, Johnny Klebitz en The Lost and Damned o el propio Marston en Red Dead Redemption-.

Al igual que Grand Theft Auto IV, que comienza con la llegada de un carguero y nuestro protagonista al “nuevo mundo”, la epopeya de John Marston da comienzo también con un viaje; pero en esta ocasión el de un lento y parsimonioso ferrocarril que recorre las vastas praderas sobre las que más tarde cabalgaremos, y que nos permite escuchar a los lugareños que ocupan las plazas de nuestro vagón como forma de conocer el tipo de situación histórica que nos rodeará en la aventura. El mundo que rodea a estos forajidos está cambiando, y durante el transcurso de la aventura veremos cómo ninguno de ellos se siente cómodo en el nuevo contexto y cómo les cuesta amoldarse a esa nueva era moderna que amenaza inmisericordemente con aplastarles.


Red Dead Redemption (PlayStation 3)
 

Es más fácil sentir simpatía por John Marston que por Niko Bellic de GTA IV, sin embargo ambos protagonistas son igual de carismáticos y tridimensionales. Dos héroes de leyenda.

Estamos, por lo tanto, ante personajes prácticamente idénticos a los del clásico western crepuscular de Sam Peckinpah, Grupo Salvaje, que no por casualidad fue escogido por parte de Rockstar como regalo o incentivo por la descarga de uno de los videos multijugador del título desde el Bazar de Xbox Live. Ambas obras se sitúan el difuso salto entre los siglos XIX y XX, y en ambas también los protagonistas asisten sorprendidos a la llegada de artefactos que no comprenden como coches, aviones, etcétera. Muy reveladora, de hecho, resulta la conversación entre el sacerdote y la joven al comienzo de la aventura en el vagón del tren “sólo los ángeles pueden volar”, advierte el clérigo a la muchacha.


Marston, desde luego, no es un ángel; de hecho dista mucho de ello. Pese a ello quizá sea el más bueno y honrado de los protagonistas modernos de juegos de Rockstar, y es que es el que con más ahínco busca unaredención que tiene tanto de propósito personal como de necesidad de defender a su familia. Su proceso pasa por una venganza, un ansia casi sobrehumana por su parte de acabar con Bill Williamson, el antiguo jefe de la banda a la que pertenecía. Según transcurra la aventura iremos conociendo los motivos, el pasado común de ambos y todos los detalles que el hermético Marston irá desgranando poco a poco con quienes sean de su confianza y que, por supuesto, no describiremos para conservar la experiencia del jugador intacta.


Red Dead Redemption
 

El Honor y la Fama tienen también importancia en Red Dead Redemption. Nuestra popularidad (buena o mala) marcará buena parte de nuestras relaciones con el resto de los NPCs.

Lo que sí vamos a comentar es que el habitual repertorio de ricos personajes secundarios que trufan los videojuegos de Rockstar vuelve a estar presente, y en esta ocasión con más fuerza que nunca. El atajo de perdedores, tarados y psicópatas que suele componer un GTA no podía faltar en Red Dead Redemption, con mención especial al tridente del primer tercio del juego –Nigel West Dickens, Seth y Irish-, tres verdaderos lunáticos con unos diálogos sencillamente geniales, y repletos de manías, tics y puntos característicos que nos regalarán algunos de los mejores momentos del videojuego. También hay lugar para personajes más realistas como por ejemplo Bonnie, el más tridimensional de los caracteres que encontraremos en la aventura, y también con el que más se sincerará Marston en cuanto a sus miedos, anhelos y deseos.


Y hablamos antes de la calidad de los secundarios que del guión porque éste se desarrolla en torno a ellos. John, nuestro protagonista, está a la altura de Niko Bellic en cuanto a su interés como protagonista, quizá un peldaño por debajo, y va soltando gota a gota información sobre él en compañía de estos “personajes de reparto”, generalmente en las cinemáticas que acompañan a cada misión, y también en los larguísimos viajes a caballo o en carromato que llevaremos a cabo con el resto de secundarios. Se suceden diálogos punzantes, tremendamente mordaces –especialmente sarcásticos por parte de nuestro brillante protagonista- y con algunas crestas de ola verdaderamente impecables en cuanto a frases lapidarias y sentencias desafiantes.


El argumento de Red Dead Redemption es, en suma, fantástico. Nadie debe dudar de la siempre perfecta labor de los hermanos Houser y compañía en este sentido, con un guión que atrapa y que nos guiará con maestría durante las innumerables horas que nos llevará superar el modo campaña del videojuego. No tiene la ligereza de las primeras obras de Rockstar, sino más bien el ya comentado tono solemne de la trilogía GTA IV, que encaja a la perfección con esta maravillosa historia de redención, de pérdida, de sueños rotos y de personajes perdidos en las vastas praderas que recorren.

Red Dead Redemption es el mejor videojuego Sandbox de la historia, y su legado tardará en ser superado. Lo nuevo de Rockstar es elegante, tiene clase, cuenta con una ambientación cuidadísima y es un videojuego que rinde culto a los clásicos westerns del cine con un título a su altura. Lo mejor que se puede decir de un lanzamiento es que gustará por encima de géneros y modas; y la aventura de John Marston es tan atemporal, innovadora y maravillosa que es capaz de generar admiración sin importar edad, gustos o plataformas… será imprescindible para todos.

 

 

 

 
« Volver
Atención:Tu navegador es muy viejo. Para visualizar correctamente esta página necesitas la última versión de Internet Explorer ó Google Chrome